domingo, 26 de agosto de 2007

Capitulo final: Beijing



Si... y un domingo 26 de agosto llegue a China. Despues de tantos kilometros recorridos, tantos trenes, tanta gente conocida, tantas historias vividas, tantas cosas por contar, tantas anecdotas... por fin estoy aqui. Me siento feliz de haber alcanzado la meta propuesta. Y quizas, cuando vayan pasando los dias de esta, mi ultima semana de viaje, tambien sienta un poquito de nostalgia por estos treinta y pico de dias que se me pasaron increiblemente rapido, y que no volveran nunca mas. Beijing se presento ante mi humedo y lluvioso. El tan temido viaje en bus, finalmente, no fue tan patetico como esperaba. Viaje en un tipo de bus que nunca habia visto en mi vida, con camas y no con asientos reclinables. En el tren de Ulan Bator hasta la frontera china me hice amigo de John, un australiano que se la paso bebiendo vodka en el tren (y que, he de admitirlo, me convido un poco y brindamos mas de una vez). Despues de Beijing John se iba para Corea y luego a su pais. Tras cinco largas horas de espera del lado mongol y despues de completar no se cuantos formularios, por fin cruzamos la frontera chino-mongola. Este el momento exacto en el que atravesamos "la linea"...


Despues, cuatro horas de espera en la terminal de buses del fronterizo pueblo de Erlian. Catorce horas mas tarde, me despierta el grito del chofer. Estabamos en Beijing. Encontrar el hotel fue bastante dificil. Con John decidimos buscar el metro, pero nadie entendia nuestras preguntas. Nos guiamos con el mapa, pero nos perdimos. Caminamos y caminamos, la humedad era implacable y nuestras mochilas pesaban cada vez mas. Entonces decidimos tomar un taxi. Cuando por fin logramos que el tercer taxista nos entendiera algo, nos subimos. Es muy facil conseguir taxis en Beijing, lo dificil (lo imposible) es que el chofer entienda lo que uno intenta decirle. Y al no entender, se van. Llegamos al sitio indicado, me despedi de John y fui en busca de mi hostel. Lo encontre despues de una hora de perderme entre minusculas callejuelas, llamadas hutong, tipicamente pekinesas. Estaba agotadisimo, queria ducharme y dormir un poco. Sin embargo me dijeron que no podia entrar ahora al hotel, el check-in era a las 12 del mediodia... y yo llegue a las 7 de la manana. No tuve mas alternativa que deambular por la ciudad cinco horas, justo cuando habia empezado el diluvio. Aproveche y me dirigi a la famosa y enorme Plaza Tiananmen, el centro geografico y politico del gigante asiatico y, segun la cosmovision maoista, el centro simbolico del universo chino...


Despues de una ducha, una comida y una siesta reponedoras, fui a caminar nuevamente por la plaza. Alli dos chicos chinos me pararon, ansiosos por hablar con un extranjero, y me empezaron a preguntar cosas: que de donde era, que hacia, sobre mi viaje, etc.Despues me invitaron a una Casa de Te para experimentar la maravillosa ceremonia del te. Entramos a una habitacion cerrada y muy bien decorada. Una "maestra de ceremonias" nos hizo probar seis tes diferentes, uno mas rico que el otro, y cada uno con sus propiedades y distintas formas de beberlo. Aunque me salio bastante caro, fue una experiencia alucinante, que jamas olvidare en mi vida. Los chicos se llaman Tom y Lucy (sus nombres "ingleses": esta de moda que los jovenes tengan un nombre occidental), son novios y viven en Wuhan, al sur del pais. Antes de despedirnos, nos intercambiamos los e-mails, me regalaron una caja de te y me desearon unas inolvidables vacaciones en Beijing. Estos son Tom y Lucy. O Xu Bao y Guo Wei, en chino.


Y mas imagenes de este primer dia en China...

Existe una costumbre muy "china" que es la de escupir. Y escupir donde sea, tanto hombres como mujeres. En vista de los proximos Juegos Olimpicos, el gobierno esta intentando erradicar como sea esta practica. Aunque por lo que he visto, no esta teniendo muy buenos resultados.

Una enorme y transitada avenida de Beijing, apenas llegar. Parece que fuera un lunes a las 6 de la tarde, pero no, es domingo a las 6 de la manana. No me quiero imaginar como sera esta misma avenida en las horas criticas...


En el Parque Zhongshan, muy cerca de la Ciudad Prohibida. Las hordas de turistas lo invadian todo, mas que nada chinos provenientes de otras provincias que visitaban la capital. Espero que manana lunes haya menos gente, que es cuando quiero ir a visitarla.


En la Plaza Tiananmen, despues del diluvio que cayo sobre la ciudad, esta manana. En la ciudad ya se respira algo de "espiritu olimpico". Frente a la plaza hay un reloj que cuenta los dias que falta para que comiencen los juegos: 348 dias, 2 horas, 43 minutos y 23 segundos.


Mientras tanto, me quedan aun cuatro dias para descubrir esta inmensa y alucinante ciudad: la capital del imperio asiatico, o "la fabrica del mundo". Estoy casi seguro de que el 90% de las cosas que llevo en la mochila fueron hechas en este pais. El paraguas, las zapatillas, la mochila misma, incluso la guia Lonely Planet fue impresa en China. He visto, si, signos de ese progreso por las calles de Beijing, aunque tambien vi bastante gente mendigando: la China que esta al margen de ese crecimiento y de la euforia por unas Olimpiadas que estan cada vez mas cerca. Me despido de este primer post chino con un saludo que me ensenio Lucy: "min tian chian!" (o sea... hasta manana!).

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola guapo,

Si hasta ahora el viaje he sido increíble, esta etapa lo parece aún más, me alegro que hayas sorteado todos los peligros y que hayas llegado a China, eres un crack. Disfruta estos días en la capital asiática,
Hasta pronto,

Raquel

Anónimo dijo...

Miro a mi alrededor y noto que si, que muchas cosas estan fabricadas allí. Este mismisimo teclado sin ir mas lejos. Quizás haya pasado por las manos de algún chino que te cruces (decile que funciona bien..por ahora)
te mando cachi chien (99 en chino)besos
vao

Anónimo dijo...

Hola Franco, soy Ricard de Cercle. Apenas he podido seguir el blog porque llegué ayer de Shanghai. Si te da tiempo, te sugiero un par de cosas de Beijing: 1). Los parques, especialmente por la tarde y al anochecer. Los chinos hacen cantidad de cosas curiosas en ellos y muchas veces te dejan participar (cartas, domino, tai chi, bailes, etc). Te sugiero Beihai, Jinshang i Ritan, pero tu mismo. 2). El templo taoísta de la Nube Blanca. Apenas habrá turistas, lo más algunos chinos devotos de una religión en horas bajas. En medio de la ciudad un oasis de paz regentado por monjes que llevan moño. Busca uno joven que hable algo de inglés que valen mucho la pena. Si vas pon un poco de incienso por mi. Hasta pronto.

Ricard

Anónimo dijo...

Jebluss en China. Seguramente,en un futuro no muy lejano, saldra el libro y mas adelante la pelicula, que se titulara algo asi como "Un loco suelto en Oriente" o "Las locas aventuras de Mao Tje Bluss". Yo la iria a ver. Y es mas, la recomendaria.

Su amigo, recien escapado de la meditacion hindu

Anónimo dijo...

Debo rectificar que no fueron 30.000 los estudiantes asesinados en la masacre de la plaza, sino 2600. Lo que pasa es que soy un amarillista exagerado, jeje.

Franco.

alex dijo...

Amigo, lo que te pasó es que caiste en la hurto llamado "TEA PARTIE" que es precisamente que una pareja de chinos va de que son tus amigos, te lian y te acabas metiendo un montón de tes con ellos por un precio astronómico para un chino. Yo cuando fui enseguida me advirtieron. Piensa que una taza de te en china cuesta céntimos de euro. En realidad la simpática pareja eran "relaciones públicas" del local y sirven para traer "guiris" que acaban de llegar y están cansados para meterles el palo con lo teses. Pero bueno, en realidad veo que ibas con pasta y que te daba igual. Es lo que tiene, en el fondo ellos llevan razón...

Frank (Siberian Dream) dijo...

Hola amigo. He visto ahora tu mensaje... No iba con pasta, iba muy seco. Lo cierto es que caí como un estúpido en la trampa, pero allí dentro tuve que pagar igual. El resto de días en Beijing fueron complicados porque no tenía un duro debido al expolio sufrido. Pero iba tan "abierto", tan deseoso de conocer gente que no advertí en la trampa que caería. Y eso es lo que buscan estos cazaturistas... Ahora aprendí la lección. Pero es lo que pasa en viajes como estos. Se conoce gente maja y no tanto... De todo hay que aceptarlo... Un abrazo y gracias por visitar el blog.